buen turista
Relatos de Viajes

Las tres reglas de un buen turista

¿Cómo ser un buen turista, responsable y sostenible? ¿Cuáles son las cosas que no debemos hacer cuando paseamos por nuestros países o en el extranjero?

Hay tres reglas básicas, por cierto no de la misma importancia, que quiero traer aquí.

Regla nº 1: Disminuir o eliminar el uso de desechables y más aún evitar dejarlos abandonados en el paisaje.

Mientras estamos paseando solemos consumir alimentos y bebidas en la calle o en lugares públicos y somos proclives a usar elementos descartables para ello. Más frecuentemente de lo que lo hacemos en nuestros lugares habituales de residencia. Pero esto no es imposible de evitar.

Podemos cargar con nuestra botella reutilizable (y por qué no con un recipiente y una par de cubiertos) que nos permitan evitar los plásticos de un solo uso. Si advertimos en los negocios que llevamos nuestros propios utensilios seguramente aceptaran con agrado nuestro pedido y no agregarán cosas innecesarias que segundos después serán basura.

En el caso de usar descartables, debemos desprendernos de ellos en el lugar indicado. Y si no están disponibles cestos o lugares para la basura en nuestro entorno inmediato tendremos que llevarlos con nosotros hasta que encontremos un lugar para depositarlos. Algo tan básico como ignorado por muchos.

Es muy triste ver cómo quedan los paisajes afectados por visitantes irresponsables. Sólo debemos pensar que detrás nuestro vienen otros que también quieren disfrutar de las atracciones.

Los hábitos descontrolados y de poca educación de algunos turistas han llevado hasta el extremo de tener que prohibir que se consuman alimentos en la calle como lo ha hecho el alcalde de Florencia en Italia.

buen turista
Florencia, una ciudad obligada a poner límites a los turistas

Regla nº 2: No hacer uso de servicios o espectáculos que incluyan animales en cautiverio.

A veces cuando estamos paseando hacemos cosas que no haríamos en nuestros lugares de residencia porque simplemente no nos ponemos a pensar en sus consecuencias.

Hacer uso de animales, ya sea de transporte (conozcamos hasta donde nuestras propias fuerzas o la de un motor nos puedan llevar!) o para diversión (mientras unos seres se divierten muchas veces otros sufren), siempre es desaconsejable. Quizás sólo pasamos unos minutos en un carro tirado por un caballo o en lomo de un burro (ver esta nota sobre los burros en Santorini, Grecia) pero no advertimos que estos animales están todo el día trabajando con turistas y terminan exhaustos y al borde del colapso.

En cuanto a las espectáculos, visitemos sólo aquellos lugares donde estemos seguro que la calidad de vida de los animales se prioriza sobre el negocio turístico (muy pocos…). Vean este video sobre un elefante obligado a dar espectáculo a los turistas.

buen turista
Elefantes en Tailandia, no recomendados para el buen turista

Regla nº 3: No participar del turismo sexual y denunciarlo!

Dudé en incluir esta regla con las anteriores porque temía que se tomara a la ligera. Pero es de una gravedad tal que considere mejor mencionarlo y denunciarlo como práctica aberrante.
El turismo sexual consiste en viajar, a veces a lugares lejanos, para mantener relaciones sexuales con otras personas. Lamentablemente no es excluido ningún sexo ni ninguna franja de edad, ya que muchas veces incluye a menores y es practicado tanto por hombres como por mujeres.

Es increíble e indignante ver cómo se promocionan lugares turísticos remarcando esta particularidad y se menciona a este delito como “industria global en auge”.

Cualquier argumento para persuadir a sus practicantes queda banalizado por la gravedad del hecho. En la mayoría de los casos la explicación que hay detrás de estas prácticas es la pobreza de los lugares de destino, por lo que muchas veces, como decíamos, también involucra a niños y niñas. Países con malas condiciones económicas como Kenia, Camboya y Filipinas podrían mencionarse como ejemplos. En Sri Lanka los ingresos por el turismo sexual representan la tercera fuente de ingresos para el país, sólo detrás del té y la industria textil. Éste dato y otras cosas impactantes cuenta Martín Caparrós en una sección de su libro “Lacrónica”. Si te interesa leer todo el libro, repleto de relatos de viaje, lo encuentras aquí: Lacrónica

Pero también el turismo sexual se promociona en los Países Bajos o en España, en circunstancias diferentes pero con los mismos efectos sociales destructivos. Los invito a leer este artículo sobre la legalización de la prostitución en Alemania , que sin llegar a figurar en la lista de países más promocionados para el turismo sexual igualmente comparte algunas particularidades de los demás.

También en América del Sur tenemos los casos de Brasil y Colombia que lamentablemente engrosan la lista con sus “atracciones turísticas”.

Nuestra propuesta no es sólo erradicarlo de los propios planes vacacionales sino también denunciar estas prácticas, hacerlas públicas y concientizar sobre las consecuencias tremendas que provoca en las poblaciones de los países de destino.

buen turista
Tailandia, hermosos paisajes alterados por la aberración del turismo sexual

Como les anunciaba al principio, son las tres reglas, no de la misma gravedad y no las únicas, para tener en cuenta cuando hacemos las valijas!

Te interesó la información? Compártela en tus tableros de Pinterest para que llegue a más personas:

buen turista

Y ahora me acompañan a dar un paseo por Santiago de Chile? o prefieren Salvador de Bahía?

 

LIBROS SOBRE VIAJES

Lacrónica de Martín Caparrós

Oriente Medio, Oriente roto: Tras las huellas de una herida abierta (ODISEAS) de Mikel Ayestaran

Días de viaje. Relatos en primera persona de Aniko Villalba

Cómo viajar barato – Turismo fácil y por tu cuenta: Guía práctica para organizar tu viaje con poco dinero de Iván Benito García

 

6 comentarios sobre “Las tres reglas de un buen turista”

  1. Guauuu, me quedé anodada con el 3ro., la verdad es que no lo tenía en cta pero es aberrante!
    La verdad es q no sabría como denunciarlo, que hacer ante ello.
    Me quedo con el 1ro. soy muy consciente de este punto, en los Parques Nacionales del Sur de nuestro país hacen mucho incapié en volver con los residuos y no generar tanta basura.
    Nunca olvido que una vez un francés me dijo, con respecto al agua potable, que hacía más daño comprando agua envasada que consumiendo la de la canilla.
    Esperemos no llegar a la resolución de Florencia!
    Muy buen post!

    1. Hola Vero,
      Efectivamente, la tercer regla habla de un comportamiento aberrante pero tan extendido que asombra! Con denunciarlo me refería también a hacerlo público, condenarlo, expresar nuestra opinión contraria a esas prácticas, enseñar en casa y en nuestro entorno que es algo reprobable. Todo sirve y todo ayuda.
      Y felicitaciones por tu comportamiento de “buen turista” en el sur!

  2. Muy bueno!!!! Ojalá se tome conciencia ya que el mundo es nada más ni nada menos que nuestra gran casa y si la cuidaramos entre todos sería ideal Pero bueno de a poco y con informes educadores se van a lograr los mejores resultados

    1. Claro Mariela! Los pequeños cambios no son para descartar! Al contrario, la suma de pequeñas acciones pueden hacer una gran diferencia. Me alegro que te haya parecido interesante la información. Saludos.

Me interesan tus comentarios!