Reducir, reciclar y reutilizar

Por dónde empezar? Conociendo nuestra basura

A veces me preguntan por dónde se puede empezar el camino hacia una vida más verde y más respetuosa con el medio ambiente, en definitiva una vida más sustentable. La respuesta es sencilla: conociendo tu basura. Viendo qué es lo más aumenta el contenido de tu cesto de residuos.

De este modo podrás saber qué es lo que usás y tirás con mayor asiduidad. El intento de producir menos basura es el pilar de la filosofía del “zero waste”. En el blog El Hervidero de Ideas la definen como la intención de reducir al máximo la producción de residuos, reciclar y reutilizar y revalorizar la mayor cantidad posible de materiales, así como de promover la  fabricación y el uso de productos que estén diseñados para ser reutilizados a largo plazo”-

En esta línea de pensamiento si desechás mucho plástico o papel (cosa que deberías evitar) podés comenzar al menos diferenciando estos materiales  y desecharlos en los contenedores apropiados.

En cada ciudad el sistema de recolección diferenciada puede variar en los pequeños detalles pero básicamente habrá lugares señalados para cada material o días específicos para que saques los diferentes materiales para su recolección y reutilización. Lo mismo sucede con el vidrio, un material que se puede reutilizar incontables veces. Sabías que una botella de vidrio puede ser utilizada nuevamente más de cincuenta veces?

Y compostar?

Si lo que está aumentando el volumen de tus residuos es basura orgánica comienza a pensar en una compostera. No es indispensable tener patio grande o un lugar muy lejano del paso diario. Las composteras son higiénicas, no dan olor ni provocan ninguna acumulación de insectos indeseados, siempre y cuando se hagan del modo correcto. Para esto hay múltiples guías en Internet que podés consultar. Y aquí hay algunos modelos de compostera que puedes comprar:
Jardin Keter – Compostador ECO, con capacidad de 320 L. Color gris oscuro
Gendisc Saco para el abono (265 L)
YIMBY – Compostador giratorio
Básicamente se trata de disminuir la cantidad que se lleva el recolector diario.

Pensá en el trabajo manual, las energías involucradas y el gasto que implica que alguien recoja, lleve y ponga disposición para su eliminación final todo lo que descartás y tirás día a día. Informate cómo es el sistema en tu ciudad o en tu pueblo. Podés consultar, aprender y luego enseñar, compartiendo e informando a tus amigos y conocidos! El cambio empieza por uno mismo.

flores no basura
Flor típica de las playas chilenas

 

Para seguir leyendo Una sugerencia tan básica como necesaria y Controlemos la basura que producimos

Te gustó esta nota? Puedes compartirla en tus tableros de Pinterest para que llegue a más personas:

controlemos la basura

Me interesan tus comentarios!